Les oronetes sempre tornen

BécquerGustavo Adolfo Domínguez Bastida és el poeta castellà romàntic per excel·lència, encara que potser el coneixeu millor amb el cognom flamenc d’un dels avantpassats del seu pare, Bécquer.

Periodista, funcionari, afeccionat als estudis arqueològics, dibuixant, la seva obra cabdal fou, però, la d’estricta creació literària.

Segurament tots ens hem emocionat alguna vegada amb alguna de les seues Rimes o hem sentit un calfred per l’esquena llegint alguna de les seues Llegendes.

Nascut a Sevilla el 1836, va morir a Madrid el 22 de desembre de l’any 1870.

No puc acabar d’altra manera l’entrada de hui, segur que ho enteneu …

Volverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y, otra vez, con el ala a sus cristales

jugando llamarán;

pero aquéllas que el vuelo refrenaban            5

tu hermosura y mi dicha al contemplar,

aquéllas que aprendieron nuestros nombres…

ésas… ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas

de tu jardín las tapias a escalar,               10

y otra vez a la tarde, aun más hermosas,

sus flores se abrirán;

pero aquéllas, cuajadas de rocío,

cuyas gotas mirábamos temblar

y caer, como lágrimas del día…                 15

ésas… ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos

las palabras ardientes a sonar;

tu corazón, de su profundo sueño

tal vez despertará;                        20

pero mudo y absorto y de rodillas,

como se adora a Dios ante su altar,

como yo te he querido…, desengáñate:

¡así no te querrán!

Anuncis

2 pensaments sobre “Les oronetes sempre tornen

    • Al ver mis horas de fiebre
      e insomnio lentas pasar,
      a la orilla de mi lecho,
      ¿quién se sentará?
      Cuando la trémula mano
      tienda, próximo a expirar,
      buscando una mano amiga,
      ¿quién la estrechará?
      Cuando la muerte vidríe
      de mis ojos el cristal,
      mis párpados aún abiertos,
      ¿quién los cerrará?
      Cuando la campana suene
      (si suena en mi funeral)
      una oración, al oírla,
      ¿quién murmurará?
      Cuando mis pálidos restos
      oprima la tierra ya,
      sobre la olvidada fosa,
      ¿quién vendrá a llorar?
      ¿Quién en fin, al otro día,
      cuando el sol vuelva a brillar,
      de que pasé por el mundo
      quién se acordará?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s